Gastón Acurio

Impulsor de la revolución de la cocina peruana. Acurio posee más de 40 restaurantes por todo el mundo, incluyendo su emblemático Astrid & Gastón. Insiste en asumir la cocina como herramienta para el desarrollo social. Se le reconoce por sus labores filantrópicas, como la escuela de cocina que fundó en el suburbio limeño de Pachacútec, así como por su apasionada defensa de causas culturales, sociales y medioambientales. En 2011, por ejemplo, lanzó una exitosa campaña contra los cultivos transgénicos en Perú que logró que fueran prohibidos por una década.